El Castell

Cualquier cosa no relacionada con Serrat o con la pàgina www.jmserrat.com

Moderadores: Toni, Pere Mas i Pascual, admin

Avatar de Usuario
Damablanca
Serratiano master del universo nivel 1
 
Mensajes: 3367
Registrado: Jue Ene 11, 2007 11:14 pm

Re: El Castell

Vie Jun 24, 2016 10:51 am

¡FELIZ ONOMÁSTICA, MAESTRO JOAN MANUEL SERRAT!

DAMABLANCA.
Si las piedras hablaran sólo un poeta las escucharía.

Avatar de Usuario
joanjosep
Serratiano benjamín
 
Mensajes: 162
Registrado: Jue Ene 21, 2010 5:26 pm

Re: El Castell

Vie Jun 24, 2016 7:33 pm

Simplemente y sencillamente felicitar a JOAN MANEL en el dia de su onomastica.
FELICITATS MESTRE!!!
joanjosep

Avatar de Usuario
Damablanca
Serratiano master del universo nivel 1
 
Mensajes: 3367
Registrado: Jue Ene 11, 2007 11:14 pm

Re: El Castell

Mar Dic 27, 2016 1:13 pm

FELIZ CUMPLEAÑOS, SEÑOR DE CAMPRODÓN.

Tiempo ha ya que los habitantes del castell se mudaron a los mundos de Facebook y este lugar está habitado por duendes que viven a sus anchas sin que nadie les moleste. Hay quien no cree en los duendes y es lógico, pues son asustadizos y se esconden en cuanto escuchan el menor ruido.

No obstante, ellos, a su manera, también son ruidosos aunque no percibamos sus movimientos, sus risas, y sus juerguecitas, que también montan sus saraos de vez en cuando, como ha acontecido en el día de hoy, pues siempre relegados ante cualquier celebración y aprovechando que el castell está vacío, han organizado una fiesta de cumpleaños en honor a su anfitrión, el Señor de Camprodón y le han ofrecido una rosa para homenajearlo, una rosa mágica, por supuesto, como todo regalo que viene de los duendes. Desconozco los poderes de esta flor, pero bonita y decorativa, lo es.

Imagen

Esto de los cumpleaños es algo simbólico en este mundo inmaterial de la fantasía, puesto que aquí nadie cumple años. En realidad, sólo se existe o no y cuando se existe, es para siempre, como les sucede a los artistas.

Así pues FELIZ CUMPLEAÑOS, SEÑOR DE CAMPRODÓN, y aquí continuaremos por los siglos de los siglos.

Damablanca.
Si las piedras hablaran sólo un poeta las escucharía.

Avatar de Usuario
Damablanca
Serratiano master del universo nivel 1
 
Mensajes: 3367
Registrado: Jue Ene 11, 2007 11:14 pm

Re: El Castell

Sab Dic 31, 2016 1:24 pm

Y con fantasía llegamos al fin de este año, siempre según la medida del tiempo elaborada por los humanos, con su pequeño planeta girando alrededor de su pequeña estrella, algo insignificante dentro de la magnificencia del Universo. Sin embargo, desde lo más grande hasta lo más chico siguen todos implacablemente las reglas dictadas por el Origen, a quien algunos llaman azar, otros cuestión científica y otros llaman Dios. El caso es que nuestro mundo completa hoy uno de sus giros y celebramos el comienzo de una nueva ruta, como cada año, y desde ese Origen, ciencia para unos y Dios para otros, cada cual, en su conciencia y en su sabiduría personal lleva grabado su camino, su destino, su forma de actuar y su meta. Los duendes que habitan este castell, hoy aparentemente deshabitado, desean a toda la raza humana y muy en particular a quienes llegan hasta aquí, que ese tramo laborioso de su vida que se iniciará cuando llegue la medianoche, sea fructífero, alegre y bienaventurado y que cada cual sepa realizar la tarea que se le ha encomendado en esta vida de la mejor manera posible, pues todos ellos conocen muy bien los defectillos, caídas y gloriosas recuperaciones de esta obra maravillosa creada por el Origen, ciencia para unos, Dios para otros, que es el ser humano. Los duendes, que habitan otras dimensiones, invisibles para el ojo humano y perceptibles con los ojos del espíritu, aconsejan que sea el AMOR la guía que nos dirija durante este año que comienza.

Imagen

Damablanca.


https://www.youtube.com/watch?v=lNeuwbsnqsM
Si las piedras hablaran sólo un poeta las escucharía.

Avatar de Usuario
Damablanca
Serratiano master del universo nivel 1
 
Mensajes: 3367
Registrado: Jue Ene 11, 2007 11:14 pm

Re: El Castell

Mar Ene 10, 2017 2:11 pm

Hay un refrán que dice "AÑO NUEVO, VIDA NUEVA", que todo el mundo repite pero que muy pocos aplican y la verdad es que una se plantea si esta continuidad se debe a que, o bien todo el mundo está contento con la vida que lleva o a que también sigue aquél otro que dice "Virgencita, que me quede como estaba" o "más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer". El miedo, la inseguridad y otra retahíla de sentimientos que son muy comprensibles y muy humanos, hacen que nos conformemos con lo que hay y no le busquemos a la vida nuevas perspectivas por lo de "buscar tres pies al gato y encontrarte que son cuatro".

Como vemos, la cultura tradicional no parece llevar un camino muy lógico, pues por un lado te invita a que salgas del redil y por el otro te suelta, como buen madre, toda la carga de inconvenientes que ello confiere, para que no te desnarices en el intento.

Charlando de todo esto con los duendes del castell ellos ríen de buena gana, porque "todo por lo que lucháis lo dejáis ahí cuando abandonaís vuestros cuerpos y os venís con nosotros", pero atajé ¡Alto! Que cuando transitamos desde nuestra dimensión a la vuestra, aquí lo primero que hacéis es mirar vuestros libros, nuestro curriculum por si tenemos alguna deuda pendiente. ¡Claro" Espetó uno de ellos. ¡Aquí no se puede venir con deudas pendientes porque te enviamos de nuevo a tu mundo a que las resuelvas!

Así que más nos vale seguir con la vida de siempre pero resolviendo los problemas de siempre, ésos que arrastramos desde hace tanto tiempo y que, según los duendes tiene una solución sencilla: si tú cambias de actitud, los demás también cambiarán de actitud con respecto a ti. Esto es la pescadilla que se muerde la cola hasta que la pescadilla se pone tiesa y en su sitio y se niega a ser frita en la sartén.

Damablanca.


Imagen
Si las piedras hablaran sólo un poeta las escucharía.

Avatar de Usuario
Damablanca
Serratiano master del universo nivel 1
 
Mensajes: 3367
Registrado: Jue Ene 11, 2007 11:14 pm

Re: El Castell

Jue May 18, 2017 11:56 pm

Hola, colegas del foro. ¿Cómo están?

De vez en cuando me gusta pasear por estos jardines abandonados del castell. La hierba está crecida y desde que Manolo no viene a podar los rosales, esto parece una jungla. Mayo avanza y el campo está espléndido, así que me animo a contar una historia, aunque no sé si alguien la leerá, pues esto parece desierto.

Imagen

Érase una vez una chiquilla, no recuerdo si tenía cinco o seis años. En su ciudad natal había una tienda de juguetes enorme, con grandes escaparates de cristal y en uno de ellos apareció un día una corte de muñecas, con sus vestidos, cada una con diferentes atuendos, colocadas como para atraer la mirada de las criaturas como las moscas a la miel. Era la muñeca de moda. Sólo apta, eso sí, para bolsillos poderosos. Nuestra niña, cada vez que salía a pasear con mamá, chocaba la naricilla contra el cristal del escaparate y contemplaba aquellas muñecas ensimismada, aunque algo le decía que los Reyes Magos no iban a traérsela jamás, que esa muñeca no era para ella.

Pues resultó que un buen día la tía de la nena tuvo que ir a la casa del jefe del marido. Veamos: la nena, la tía de la nena, el marido de la tía de la nena, el jefe del marido, la esposa del jefe….¿está claro? La tía de la nena de paseo con ésta, se acercó a la casa del jefe a llevar unos papeles y las recibió la esposa. Era un piso amplio, en la mejor zona de la ciudad. Muy amable, la señora les enseñó la vivienda y ¡Oh sorpresa! Al llegar a la habitación de juegos de las dos hijas, allí estaban las dos muñecas, preciosas, al alcance de la mano, pero la niña no se atrevió ni a tocarlas aunque se las enseñaron para que las viera de cerca. Al salir de allí, la chiquilla, conforme con su suerte, se lamentó de que no existiera el hada madrina y de que los cuentos fueran sólo cuentos, pues pese a su tierna edad, algunas cosas ya las tenía muy claras.

A estas alturas, supongo que se imaginarán quién era la niña aquélla: sí, era yo. Pues resulta que hace poco vi por Internet que se vendían algunas de aquellas muñecas como piezas de colección. “Se lo debo, me lo debo”, pensé y en ésas estoy, esperando que surja una buena ocasión para hacerme con un ejemplar. He llamado a la fábrica y me han recomendado un “hospital de muñecas” en Madrid, donde, si encuentro una en buen estado, pueden repararla y dejarla como nueva. Es que al final el hada madrina existe, y me parece que soy yo misma.

¡Hasta siempre!

Damablanca.
Si las piedras hablaran sólo un poeta las escucharía.

Avatar de Usuario
Damablanca
Serratiano master del universo nivel 1
 
Mensajes: 3367
Registrado: Jue Ene 11, 2007 11:14 pm

Re: El Castell

Sab Jul 08, 2017 12:25 am

De nuevo por el castell huyendo del tiempo tormentoso. Aquí hace un sol radiante, pero el calor no es excesivo. Ideal para que los del Sur, que andan en invierno, vengan a pasar unas vacaciones. ¿Y qué hará el Señor de Camprodón? ¿Estará también por ahí disfrutando del verano o andará metido en nuevas composiciones? Que conste que una cosa no está nunca reñida con la otra, muy al contrario, la mente trabaja constantemente y es precisamente en momentos de relax, cuando surge la idea.

Esto me recuerda una historia que se vivió no hace mucho precisamente aquí, en el castell, donde de vez en cuando hacemos limpieza general. En una de las habitaciones, en la torre que da al Norte, encontramos algo muy curioso. La estancia en cuestión estaba decorada con muebles como de finales del XIX o principios del XX y aspecto de no haber sido utilizada durante mucho tiempo. En el fondo del armario había dos libros idénticos: dos diarios. Estaban escritos con la misma letra, el mismo número de páginas y firmados por la misma persona. Las fechas eran idénticas y ambos se cerraban con la misma frase: “Ésta es mi verdadera historia. Beatriz.”

Los diarios llevaban ahí décadas sin que nadie los hubiera abierto y su autora, evidentemente, había abandonado este mundo muchos años atrás, tal vez el mismo día que dio por terminado el relato de su vida, o mejor dicho, los relatos, pues lo curioso de todo este asunto es que lo que allí se había plasmado era la historia de dos vidas totalmente diferentes.

En uno de los libros, Beatriz era una sirvienta, una ayudante de cocina entrenada desde niña en los duros trabajos domésticos de una época en la que no existían electrodomésticos y la manos eran la única maquinaria disponible. Parece ser que en aquella época el castell pertenecía a una familia acomodada que lo utilizaba durante la temporada de verano y a veces también en primavera, pues el aire del campo resultaba muy beneficioso para la madre, de salud delicada. De los cuatro hijos varones, el tercero andaba siempre persiguiendo a Beatriz con intenciones algo aviesas, hasta el punto en que la muchacha aceptó la proposición matrimonial del panadero del pueblo para huir de semejante persecución.

Su vida fue la normal de una panadera de la época. Trabajo desde la madrugada hasta bien entrada la noche, varios hijos y un marido aburrido, pero al cabo un buen hombre, trabajador y responsable de su familia. Enviudó siendo los hijos ya mayores. Como todos los varones habían ido a la capital a trabajar como obreros en una fábrica, ella vendió la panadería y se fue a vivir con ellos, ayudó en la crianza de los nietos y los últimos meses de su vida los pasó con su hija, que trabajaba en el castell, pues se había casado con el guarda. Este último detalle, su hija y el castell, es el único que coincide con el segundo diario y explica la presencia de ambos libros en esa recóndita estancia.

Imagen


El otro diario nada tiene que ver con el primero. En él Beatriz se nos presenta como una famosa bailarina de ballet, instruida en tal arte desde la infancia, única hija de unos padres con recursos suficientes como para ofrecer una educación exquisita a su heredera. Viajó por toda Europa y llegó a ser primera bailarina de la compañía de la Ópera de París. Conoció el éxito y el lujo. Tuvo una vida intensa y varios amantes, pero su gran amor lo vivió con un aristócrata de origen alemán con el que llegó a casarse. Tuvieron varios hijos varones y una hija, la menor, casada con un empresario de Barcelona, y que se llevó consigo a su madre cuando ésta enviudó. Veraneaban en el castell y allí le debió sorprender la muerte a Beatriz, siendo ya muy anciana.

Imagen

Las dos historias están relatadas con total veracidad, con todo tipo de detalles, sin embargo, está claro que sólo una es la auténtica. ¿Cuál de las dos? Seguramente una de las dos vidas se vivió en el mundo irreal y la otra fue fruto de su imaginación. ¿Una panadera que jugaba a ser bailarina o una bailarina famosa que jugaba a ser una humilde panadera? ¿Dónde está la verdad? ¿Está en lo que eres o en lo que puedes ser? ¿La vida o la imaginación? ¿La realidad palpable o los sueños? Para mí, ambas historias son válidas y en ellas se refleja fielmente la historia de la protagonista. Pusimos los libros en la biblioteca del castell, en un lugar bien visible, para que puedan leerlo quienes deseen acercarse a este lugar y contrastar esos dos aspectos de la realidad, de la vida misma.

Damablanca.


Imagen
Si las piedras hablaran sólo un poeta las escucharía.

Anterior
Volver a Otros temas

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Google [Bot] y 2 invitados