Avatar de Usuario
Joan Baeza
Serratiano master del universo nivel 1
Mensajes: 3297
Registrado: Vie Ene 12, 2007 1:21 am

DISCURSOS Y ESCRITOS DE SERRAT

Mar Mar 04, 2008 8:12 pm

Joan Manuel ademas de componer canciones hermosas y perdurables tiene una gran capacidad para comunicar ideas y un gran don de la palabra.

Serrat es una persona sabia que ha ido acumulando experiencias y que ha aprendido de la vida y de la gente.

Quiero compartir con vosotros algunos de los discursos que tengo de Serrat y os animo a que compartáis tambien los que tenéis vosotros.

Joan

--------------------------------------------------------------------------------

Discurso de Joan Manuel Serrat en Madrid



15/5/2006 - Joan Manuel Serrat - Universidad Complutense de Madrid - España

“Quien se dedica a una profesión que le hace feliz, más que un mérito tiene una bendición”.

Joan Manuel Serrat


Antes que nada, quiero agradecer esta distinción con la que me honran.

Aunque mi amigo Rafael Azcona sostiene la teoría de que los premios han de ser secretos y fuertemente dotados, este es distinto y especialmente agradable, porque es uno de los que podré presumir ante mis hijas y mis paisanos: ya saben que a los catalanes no hay cosa que nos guste más que ganar en Madrid.

Además, debo confesarles que me gustan las razones que se argumentan para concederme hoy este honor. Se desprende de ellas que les caigo bien y que ha sido un amigo el que ha montado este festejo.

Según palabras de otro buen amigo, José Luis García Sánchez, se ponen ustedes tan estupendos en los méritos considerados, que la distinción, según él, casi sabe a poco; y añade que, de ser verdaderos tales méritos, me debían, además, hacer duque de Pueblo Seco y regalarme una vajilla de doce servicios. Incluso concluye que ustedes no encontrarían descabellado que, en un ataque de vanidad, le hiciese una OPA a Joaquín Sabina.

Probablemente, las virtudes que se me atribuyen son algo exageradas. Pero digo yo que no habré sido un arbusto tan torcido cuando me han dado el birrete. Quizá la forma más coherente de agradecer este honor fuera el componer para ustedes una copla del tipo “Birrete, ay, mi birrete...”, de rima agradecida, aunque un poco fuera de lugar.

Bromas aparte, ahora espero que entiendan y respeten mi derecho a defenderme de tanto halago.

Yo aprendí el oficio de hacer canciones y cantar de otros que antes lo aprendieron de otros, y me hace feliz pensar que tal vez con mi trabajo he podido ayudar al aprendizaje de los que siguen. Si he contribuido poética y musicalmente a dignificar la canción, me parece fantástico que ustedes, contemporáneos míos, me lo hagan saber y me siento muy halagado de que me lo agradezcan.

La gratitud no es una virtud frecuente; más bien lo contrario. La historia está llena de hombres que mucho han contribuido en este u otro aspecto de la vida y que no han recibido a cambio más que el desprecio y la ingratitud de sus contemporáneos, aunque coincidirán conmigo en que un hombre que disfruta del privilegio de dedicarse a una profesión que le hace feliz, que hace lo que le gusta hacer, que le pagan por hacerlo y que además constantemente percibe que la gente le quiere, más que un mérito tiene una bendición. Y este es mi caso.

También me alegra que conste entre los méritos que se me atribuyen el de haber contribuido a la difusión de la obra de grandes poetas españoles, pero les confieso que, al musicar poemas de Antonio Machado, de Miguel Hernández y de otros maestros, no era exactamente esa mi intención. Lo hice porque sus poemas me conmovieron. Lo hice siguiendo el camino de otros que lo hicieron antes que yo, como Paco Ibáñez, como Raimón, como Alberto Cortez y algún otro más. Lo hice porque los versos sonaban a canciones. Canciones bellas e inteligentes que a mí me hubiese gustado escribir. No se si ellos, los grandes musicados, estarán de acuerdo con lo que se ha hecho con su obra, ni con lo que se ha dicho aquí al respecto. Realmente seria interesante conocer su opinión.

En mi defensa les diré que una de las mayores satisfacciones que tuve cuando grabé aquellas canciones con versos de Antonio Machado fue una carta del gremio de libreros de Madrid en la que se me agradecía, después del éxito del disco, mi contribución a que las ventas de los libros del poeta se multiplicaran.

Decía Xavier Regás, afamado crítico teatral barcelonés y padre de amigos tan entrañables como Oriol, Xavier, Georgina y Rosa Regás, que un hombre culto en Barcelona, allá por los 70, era aquel que conocía la existencia de Antonio Machado antes de que Serrat hubiese puesto música a algunos de sus poemas. No le faltaba razón. He conocido a alguno que discutía de Machado sin haber leído jamás un poema suyo, solo porque había oído el disco:opinaban de la película y solo habían visto el trailer.

La carta del gremio de libreros tranquilizó mi conciencia, en el sentido de que mi trabajo tal vez sirvió para algo más que para darle una capa de pintura a la ignorancia.

También me gusta la idea de haber contribuido a normalizar el catalán o, mejor dicho, a devolver la normalidad al catalán. Aunque en mi caso no hay que darle mucha importancia porque, aparte de ser catalán, ejerzo de tal, y para mí expresarme en catalán ha sido algo tan natural como que crezcan las uñas. Si hay que agradecer a alguien su contribución a la normalización del catalán, hagámoslo con quienes han peleado por defender el derecho propio o ajeno, sobre todo el derecho ajeno, por devolver la normalidad a una lengua y una cultura que solo la intolerancia, la ignorancia y el rencor marginaron.

Soy bilingüe, como los reptiles. Aunque me reconozco catalán, soy mestizo; y, por mi origen, escribir y cantar en castellano es también una manera natural de expresarme a la que no estoy dispuesto a renunciar, de la misma forma como jamás pensé en dejar de escribir y cantar en catalán. Si alguna vez alguien me preguntó en cual de las dos lenguas me expresaba mejor, mi respuesta fue que siempre me expreso más a gusto en la que me prohíben hacerlo.

Tal vez ustedes, al premiarme con este doctorado, han querido contribuir al esclarecimiento de uno de los misterios de la metafísica patriótica o, en términos de Antonio Machín, a resolver el dilema de: Cómo se pueden tener dos idiomas a la vez y no estar loco.

Seguro que en esto habrá quien tenga otro punto de vista tan legítimo como el mío. Pero en lo que supongo que estarán de acuerdo conmigo es en que el hombre, al defender los valores democráticos, al enfrentarse a la discriminación y la intolerancia, al defender la riqueza del pensamiento libre y plural, no hace otra cosa que actuar en defensa propia.

Reivindico valores como la libertad y la justicia como un algo único, pues no hay libertad sin justicia, ni justicia sin libertad.Lo hago frente a la preponderancia aplastante del dinero, valor supremo por el que se miden y se valoran las cosas y las gentes. Reivindico la justicia y la libertad, porque reivindico la vida. Reivindico a la humanidad en su sentido más amplio. Reivindico a los humanos y a la naturaleza, que nos acoge y de la que formamos parte. Reivindico el realismo de soñar en un futuro donde la vida sea mejor y las relaciones más justas, más ricas y positivas, y siempre en paz. Y sobre todo, como un derecho que todo lo condiciona, reivindico el conocimiento como el pilar fundamental que nos sustenta y que nos caracteriza positivamente como especie. Que esto sea digno de reconocimiento es algo que debería hacernos reflexionar acerca del mundo en que vivimos y de los valores que lo mueven.

Como decía el profesor Casares, cuando hablamos del canto y de quien lo practica hablamos de un arte que ha vertebrado la sociedad. Yo escribo canciones para expresarme, pero también para comunicarme. Los argumentos de mis canciones están en mí, pero también están alrededor de mí. Son lo que yo siento, pero también son lo que me cuentan los demás. Son lo que yo soy, pero también lo que me gustaría ser. Son mi realidad, pero también mi fantasía.

Las canciones viven en la memoria personal y colectiva de las gentes. Las canciones viajan y nos transportan a tiempos y lugares donde tal vez fuimos felices.Todo momento tiene una banda sonora y todos tenemos nuestra canción, esa canción que se hilvana en la entretela del alma y que uno acaba amando como se ama a sí mismo. Tal vez alguno de ustedes ahora este pensando: “Por su culpa, Serrat, me casé con el que hoy es mi esposo –o mi señora–… estábamos un atardecer de verano en la playa, cuando empezó a sonar su canción… etcétera…”. Por favor: eso no es culpa de mis canciones, sino de sus atardeceres de verano y de sus ímpetus juveniles. Así son algunas canciones. Personales e intransferibles. Otras aglutinan un sentimiento común y se convierten en himnos. Entonces dejan de pertenecer al autor para ser de todos.

Me complace que hayan valorado ustedes esta parcela de la poesía que es la canción popular, que, además de algunas otras cosas, es una forma de acceder al conocimiento del mundo. Les puedo jurar que en la composición y en la ejecución de algunas canciones populares hay hallazgos tan definitivos como el teorema de Pitágoras o las virtudes del ácido acetilsalicílico para combatir la cefalea. Dice el refrán que "quien canta, su mal espanta". Y es cierto. Cantando compartes lo que amas y te enfrentas a lo que te incomoda. Conjuras los demonios y conviertes sueños en modestas realidades.Yo canto por el gusto de cantar. Cantar me da placer. Por eso, para mí, tener el oficio de cantar es un privilegio. Aparte, siempre te dan mesa en los restaurantes.

Estoy seguro de que, por encima de todos los considerandos que se enumeran, esta distinción es el fruto de algo tan simple y preciado como el cariño. Así lo entiendo y lo agradezco. Si para algo vale la pena vivir es para querer y ser querido. Es lo que mueve mis pasos. Probablemente, a lo largo de mi vida no haya hecho otra cosa que lo que estoy tratando de hacer ahora mismo: que me quieran mis amigos. Y tener cada vez más. Que es la única acumulación que merece la pena en la vida y por la que no se pagan impuestos.

Muchas gracias.
Última edición por Joan Baeza el Vie Oct 30, 2009 7:47 pm, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Joan Baeza
Serratiano master del universo nivel 1
Mensajes: 3297
Registrado: Vie Ene 12, 2007 1:21 am

Discursos de Serrat

Lun Mar 10, 2008 8:49 pm

Recordando este emotivo reconocimiento a Serrat por parte de la Universidad de Córdoba (Argentina) me gustaría saber si algún amigo del grupo tiene el texto del discurso para compartirlo con nosotros. Gracias.
Joan

Entrega del doctorado Honoris Causa en la Universidad de Córdoba

26 noviembre 2005



Entre aplausos y elogios, Serrat se doctoró en la UNC
En un multitudinario acto, que reunió a autoridades, admiradores y medios de comunicación de todo el país, el cantautor catalán recibió la máxima distinción que otorga la Casa de Trejo a personalidades reconocidas del mundo de la ciencia, la cultura y el arte. Con palabras agudas y recurrentes, el “Nano” reivindicó el valor del conocimiento y marcó la necesidad de estrechar vínculos entre España y América.

El pasado viernes 25, entrada la tarde, la Sala de las Américas del Pabellón Argentina se vestía de fiesta para celebrar uno de los actos académicos más concurridos de 2005: la entrega del Doctorado Honoris Causa a Joan Manuel Serrat “por su compromiso, coherencia y defensa de los derechos humanos”, según indica la resolución del Consejo Superior que aprueba otorgar el título (ver nota de archivo).

“Creo que por encima de cualquier considerando mencionado –comenzó su discurso el autor de “Mediterráneo”, en referencia a dicha resolución– la distinción viene de algo tan simple y preciado como es el cariño. Así lo entiendo y así lo agradezco, porque si para alguna cosa vale la pena estar vivo, es para querer y para ser querido. Es lo único que a lo largo de mi vida ha movido mis pasos”.

A diferencia de la mayoría de las ceremonias en las que se entrega esta distinción académica, esta vez la presentación fue por doble partida. Por un lado, el decano de la Facultad de Ciencias Químicas, Gerardo Fidelio –quien propuso la concesión del Doctorado al homenajeado–, destacó que cada encuentro con Serrat “tiene una profundidad única, íntima e intransferible” y opinó que su obra expresa “un milagro poético”. A su turno, también le dedicó unas palabras el periodista de La Voz del Interior, Alejandro Mareco.

Tras la presentación, el artista ofreció un breve pero encendido mensaje, que mantuvo expectante al público durante 15 minutos. Entre otros temas, habló sobre la importante tarea desarrollada por la orden de los jesuitas en la fundación de la Universidad Nacional de Córdoba y en “su lucha contra la opresión, la ignorancia y la codicia de los poderosos” en América.

También remarcó la necesidad de reforzar los lazos entre España y América, “porque precisamente este lazo es el responsable de que estemos aquí. Yo soy el fruto de una relación de una vieja historia de amor que me une con Argentina y toda América latina”, apuntó, y agregó que se trata de “una historia de más de 30 años en los que he ido tomando y dejando cosas en el camino y aprendiendo de la mano de la gente de estas tierras ha conocerla, compartirla, respetarla y quererla”.

Conocimiento y derechos humanos

Parte del discurso de Serrat estuvo centrado en los valores humanos, sobre los que señaló que protegerlos y preservarlos es, simplemente, “actuar en defensa propia”. En este sentido, enfatizó: “Defiendo los valores humanos porque con ellos reivindico la vida, la humanidad en su sentido más amplio, a los humanos y a la naturaleza que nos acoge y de la que todos formamos parte. Reivindico valores como la libertad y la justicia frente a la preponderancia aplastante del dinero”.

Finalmente, reivindicó el conocimiento, la cultura, la ciencia, la sabiduría y la universidad, institución acerca de la cual destacó su papel “como generadora de un conocimiento que nos sustenta y nos caracteriza positivamente como especie”.

Avatar de Usuario
Joan Baeza
Serratiano master del universo nivel 1
Mensajes: 3297
Registrado: Vie Ene 12, 2007 1:21 am

Discurso Honoris Causa en la Complutense de Madrid

Lun Nov 10, 2008 8:35 pm

Ademas de cantando Serrat nos encandila y emociona cuando habla o cuando hace un discurso.

Me complace compartir con vosotros el que hiciera en la Universidad Complutense de Madrid cuando le fue entregado el Honoris Causa. Esta en formato pps.

Desde este enlace os lo podéis bajar o ver:
http://cid-27b0789bcdc351d4.skydrive.li ... utense.pps

Buena semana a todos.
Joan

Avatar de Usuario
Luisa
Serratiano master del universo nivel 2
Mensajes: 6222
Registrado: Jue Ene 11, 2007 7:52 pm
Ubicación: SEVILLA (España)
Contactar: Sitio web

Re: Discursos de Serrat

Mar Nov 11, 2008 9:19 am

La guia de teléfonos leída por Serrat debe de ser preeciooosa.
Luisa

Dondequiera que estés, si te acuerdas de mí.

Avatar de Usuario
Marta
Serratiano senior
Mensajes: 833
Registrado: Vie Ene 12, 2007 12:19 am
Ubicación: Buenos Aires-Argentina-

Re: Discursos de Serrat

Mar Nov 11, 2008 1:36 pm

La guia de teléfonos leída por Serrat debe de ser preeciooosa.
Eh aquí a Luisa, la incondicional, la serratiana máster del universo... :lol: ¿¿cómo preferirías la lectura de la guía telefónica by Serrat, con acompañamiento de Miralles al piano, él solo con su guitarra o con la banda completita :wink: :?: Saluditos a todos.

PD Por esta broma a Luisa no quiero deslucir el sentido del apartado, por lo tanto agrego que yo también admiro a Serrat cuando habla sobre cualquier tema, su inteligencia, su lucidez, incluso cuando llega al país es un placer cuando da una conferencia de prensa porque -siempre y cuando le hagan preguntas interesantes-, él tiene respuestas brillantes, y si alguien le pregunta algo sin sentido o poco importante, también sabe como eludir la pregunta o en el peor de los casos, dejar mal parado al cronista y/o hacerlo sentir incómodo o ponerlo en su lugar...Faltan pocos días y lo tendremos por aquí :lol:
"El día que decida retirarme será de la misma forma que llegué a esta profesión, discretamente."
Joan Manuel Serrat -Bs.As. Nov.2008-

Avatar de Usuario
Luisa
Serratiano master del universo nivel 2
Mensajes: 6222
Registrado: Jue Ene 11, 2007 7:52 pm
Ubicación: SEVILLA (España)
Contactar: Sitio web

Re: Discursos de Serrat

Mar Nov 11, 2008 7:04 pm

No te preocupes, Marta, sé diferenciar perfectamente cuando las cosas se dicen por comentarlas o cuando se dicen por mala uva que no es éste el caso. Además, creo que tengo buen talante y no tomo las cosas a mal así como así, lo saben quienes me conocen.

Pues..... prefiero la lectura de la guia con Miralles al piano de fondo y a Serrat sentado en su taburete y con la guitarra, ¿para qué más? :D
Luisa

Dondequiera que estés, si te acuerdas de mí.

Avatar de Usuario
Marta
Serratiano senior
Mensajes: 833
Registrado: Vie Ene 12, 2007 12:19 am
Ubicación: Buenos Aires-Argentina-

Re: Discursos de Serrat

Mar Nov 11, 2008 11:23 pm

Serrat sentado en su taburete y con la guitarra, ¿para qué más?
coincido, Luisa :wink: , incluso podría recitar los nombres sin música y ponerse de pie cuando llegue el turno de nuestros apellidos :lol: , bueno aquí se complica porque vivimos en países diferentes y las guías telefónicas no son las mismas... :roll: Cariños Luisa, gracias por la buena onda... Saludos a todos.
"El día que decida retirarme será de la misma forma que llegué a esta profesión, discretamente."
Joan Manuel Serrat -Bs.As. Nov.2008-

Avatar de Usuario
Joan Baeza
Serratiano master del universo nivel 1
Mensajes: 3297
Registrado: Vie Ene 12, 2007 1:21 am

Discurso de Joan Manuel Serrat-Homenaje a Machado

Mié Sep 23, 2009 8:56 pm

Sevilla, Miércoles 26 de Julio de 2000
Discurso de Joan Manuel Serrat




Señor Presidente, señores Alcaldes y representantes de municipios machadianos, señores del jurado, amigos que nos acompañan,..:

Buenos días. Este es un día muy feliz para mí, es un día extraordinariamente agradable en el que me siento profundamente recompensado. A mí me han gustado siempre mucho los besos. Sey muy besucón y me gusta mucho que me den besos. Este es un beso hermoso, aunque en este caso es el primer beso "pagao" que me dan en la vida. Todo lo más que había conseguido hasta la fecha era una camisa de color rojo y...

Antes de empezar esto les quiero confesar que consulté con mi familia y estuvimos absolutamente de acuerdo que este premio estaría muy bien colgado en nuestra casa, pero la dotación económica estaría mejor en otras casas y en otros estómagos. Por eso, de acuerdo con mi familia, he decidido que dos O.N.G.', una de Sevilla y otra de Soria, -el colectivo de Imingrantes Independientes de Sevilla y y la ONG Civis Mundi de Soria que trabaja en el Perú-, compartan este premio.

Yo quiero agradacer sobre todo a los miembros del jurado que han tenido un trabajo francamente difícil de selección entre ciento cuarenta y tantos documentales y películas que se han hecho acerca de Machado. Concretamente he visto algunos y son realmente hermosos, lo cual me hace sentirme aún más halagado al recibir este premio. También tuve la oportunidad de escuchar algunos de los programas de radio que se hicieron y reconozco la dificultad del jurado para haber llegado a la conclusión y agradezco profundamente que se hayan acordado después de 31 años de que este trabajo apareciera.

Es muy gratificante la vigencia de este trabajo y sobre todo, a partir de las dificultades que este disco tuvo en su aparición. Quizá ahora le parezca curioso a más de uno lo difícil que fue para mí poder grabar el Homenaje a Antonio Machado. Mi compañía de discos no tenía la más absoluta fe y solamente consinteron hacerlo porque llegaba tras una serie de discos que habían sido superventas y había en la recámara otra serie de trabajos que prometían muy bien. Y a partir de ahí, no tuve el visto bueno, pero sí el "ya te apañarás". Lo cual me permitió hacer este trabajo.

Y la verdad es que no tuvo una recepción por parte de "la cátedra" de lo más halagueño. "La cátedra" fue extramadamente dura y en muchos casos, despiadada. En algunos casos, supongo, movidos por aquello que Machado escribía a orillas del Duero, acerca de la gente que desprecia cuanto ignora. Y en otros casos, también porque existe un cierto celo de que algo que forma parte del conocimiento de una capillita se escape de las manos y pueda caer en la peligrosidad de las masas. Suerte que tuve rapidamente un apoyo popular muy grande. Yo me monté en el autobús, me eché a la carretera y empecé a cantarlo de lugar en lugar. Recuerdo con especial agradecimiento un concierto que hicimos aquí, en el Parque de María Luisa. Y cuando digo hicimos, les aseguro que no utilizo el plural como Maradona o el Papa, sino que lo hago porque lo hice con más gente. Concretamente en este caso compartí el escenario con Nati Mistral. Ella hizo la primera parte y yo, la segunda. Y fue en este concierto cuando me dí cuenta de la proyección que podía tener aquel trabajo y que realmente ha tenido a lo largo de los años.

Yo les aseguro, que cuando me puse a musicar estos poemas, no tenía la más mínima pretensión de que con aquello yo iba a colaborar a la difusión de la poesía de Machado. Es más, sigo pensando en que no he colaborado a la difusión de esta poesía. Si había una pretensión detrás de todo aquello era la de colaborar a la difusión del nombre de Antonio Machado y que a partir de ahí, la curiosidad de la gente hiciera el resto. Que esa curiosidad llevara los ojos al libro, los ojos al poema y el poema al corazón. Este era realmente el camino pensado.

Si yo puse música a estos poemas fue porque en su lectura yo descubrí aquello que yo quería decir, aquello que yo no sabía decir y sin embargo estaba allí. Porque la poesía de Machado tiene tal claridad, tal profundidad y tal vigencia, que ya la tenía en los años sesenta y la sigue teniendo en los albores del siglo XXI. Sigue vigente tanto en sus personajes -en muchos casos, lamentablemente- como en sus paisajes, en su forma de entender las cosas, en su capacidad de darle dimensión a las cosas más pequeñas, y de rebajar y de darle serenidad a las cosas más grandes y más consistentes.

No quisiera yo, en primer lugar, ser pesado. Y tampoco pasar por esta fiesta sin invitar a ella a algunos de mis compañeros. En esta vida nadie nace enseñado. En esta vida uno aprende de lo que sus mayores, sus maestros, sus vecinos, sus amantes, sus coincidentes, le están enseñando en cada momento. Y evidentemente yo no soy una excepción. Yo aprendí de todo lo que he tenido alrededor.

Quiero agradecer a Alberto Cortez, que fue el primero que puso música a unos versos de Machado. Lo hizo en un disco espantosamenete maltratado por la cátedra, aún mucho más que el mío, del cual yo rescaté dos canciones. Rescaté "Retrato" y "Las moscas", dos canciones que todavía sigo cantando. Y también quiero agradecer a otros compañeros como Raimon y Paco Ibáñez, que fueron pioneros de una forma de acercar la poesía a la canción y la canción a la calle. Y por tanto, de colaborar en este sentido a lo que hoy estamos celebrando aquí.

Este disco, ya para terminar, quiero decirles que es probablemente uno de los trabajos que más satisfacciones me ha producido. Primero, porque lo he vendido mucho. Y la única posibilidad que tiene alguien que escribe canciones y pretende seguir escribiendo, es vender algunos. Porque si no, no tiene pa' papeo. Yo siempre agradeceré mucho a las canciones que han tenido éxito porque me han permitido escribir las que no lo tuvieron.

Este disco me ha acompañado a lo largo de la vida en muchas situaciones. Me ha proporcionado un gran afecto y una gran complicidad con la gente. Y satisfacciones muy grandes, satisfacciones como saberlo cantar algunos de estos poemas cuando entra El Cachorro en las noches de azahar de esta ciudad. Yo no lo he visto nunca, y gracias a eso estoy aquí porque si lo hubiera visto me hubiera muerto.

También me ha acompañado en situaciones complicadas. No sé si sabrán ustedes que Antonio Machado fue un escritor prohibido y censurado por la dictadura del general Pinochet en Chile por ser letrista de Joan Manuel Serrat. O sea que mi relación con él ha sido siempre cercana e intensa, y ya ven, al cabo de los años, me proporciona esta satisfacción de estar en esta ciudad que amo, en esta ciudad por la que tengo tantas caricias y alguna cicatriz, y a estas alturas del partido, como quien dice, como si fuera un hijo tardano. Pero mi madre decía que los hijos tardanos son los más espabilados. Y son con los que más se divierte uno...

Muchas gracias por darme esta alegría y espero que la compartan un poco conmigo.

Avatar de Usuario
Joan Baeza
Serratiano master del universo nivel 1
Mensajes: 3297
Registrado: Vie Ene 12, 2007 1:21 am

Conferencia de JMS en la Feria del Libro en BsAs 2002

Vie Oct 09, 2009 12:10 pm

Fragmento.

... Me llega mucha poesía escrita, alguna son buenas, pero normalmente te llega luego de haber pasado por todos los editores del país.

José Luis Perez Mosquera me dio un manojo de poemas realmente espléndidos y tomé uno de ellos, le llamé por teléfono y a partir de allí le dimos forma a esos versos.

Yo no quisiera darle mucha publicidad a esta forma, no quisiera alentar a nadie, pues realmente me gustaría disponer de más tiempo, no tanto para leer sino para responder, aunque si esta metodología sirve para alentar a la gente a que escriba, pues yo cargo con mi parte. Es magnífico que la gente sea capaz de escribir, y que le sirva y le ayude para sentirse mejor, con esto ya es suficiente.

En el caso de poner música a poemas, ¿ Qué tipo de ser humano cae en la tentación de poner música a un poema?
Aquel que está dispuesto a cantarlo.
¿ Por qué ? Es otra buena pregunta.
Normalmente puede ser porque descubre en el poema aquello que le hubiera gustado escribir y encuentra que la forma en la que se ha escrito es aquella que a el le hubiera gustado expresar.

Pero también puede ser todo lo contrario: Descubre algo que a él no se le hubiera ocurrido jamás, y descubre una forma de escribir que a el no se le hubiera ocurrido jamás.
Pero en cualquier caso, mandan dos cosas, manda la emoción y manda el descubrimiento, o al revés, el descubrimiento y la emoción. Y esas son las dos razones que mandan.
Puede haber otras, yo no sé, y no me atrevería a hablar de ellas, porque jamás es mi caso.

Como y cuando salen estas cosas , yo he conocido gente muy disciplinada, que se levanta temprano por la mañana, se sienta rigurosamente a una hora determinada, trabaja ciertas horas, lleva a sus hijos al colegio y vuelve a trabajar.

Y he conocido todo lo contrario, seres humanos que se acuestan a las 6 de la mañana, se levantan cuando pueden y como pueden, se arrastran hasta los papeles y descubren unas manchas sobre el papel y luego aprovecha para sobrescribir sobre las mismas.
Yo creo que no hay una fórmula, creo que responde al descubrimiento y a la emoción. Siempre iremos a parar a lo mismo.

Por qué un poema tiene una música y no tiene otra?
Pues porque se la puso un tipo y no se la puso otro. Creo que todo es tan subjetivo en estos casos.

El poema tiene una música para usted y otra música para otro.
Por ejemplo, tomen la Novena Sinfonía, el Adagio de la Novena, imagínense un combate de box y verán como encaja perfectamente. Pongan una imagen, todo lo romántica, para –disíaca, y pónganle como música a la novena, verán como calza maravillosamente.

Pongan una imágen de una bomba inteligente, cayendo encima de un colegio de niños en Afganistán, calza perfectamente el Adagio de la Novena.
Lo que ocurre es que cada una de las imágenes son ciertas y la música también es cierta, no hay ninguna otra razón.

No es seguro que un poema tenga una música y un ritmo, pero lo que es seguro es que cada quien lo lee a su manera.

Yo quisiera hablar de algo que seguramente en mi caso es paradigmático en mi relación con la musicalización de poemas, es mi disco dedicado a Antonio Machado.
Esta fue mi primer, y sin ningún lugar a dudas, mi más exitosa experiencia en estas aventuras, y una de las más exitosas que artista no haya querido tener la suerte de lograr.

Fue un éxito que nace curiosamente, del consentimiento de mi compañía discográfica, que no tenía el más mínimo interés en este trabajo y que me permitió grabar pues yo venía de un disco que había sido un éxito y estaba previsto otro disco que probablemente iba a andar muy bien y que era Mediterráneo.

Y en medio de esto, se me consintió grabar éste, que fue un disco con una producción muy cara, grabado en Italia.

Me animaron a hacerlo, primero pues se hablaba en aquellos versos de lo que yo quería contar, y de la forma, de una forma fácil, como es la poesía de Machado.

Es extraordinariamente, maravillosamente fácil, (la sencillez de un genio) lo musical que es su poesía. Y también una cosa que a mi me admiró mucho fue la capacidad de los versos de aquel hombre, de tomar las cosas más pequeñas y darle grandes dimensiones, o tal vez su dimensión natural, mimar las moscas y colocarlas en un lugar tan alto, y tomar grandes personajes, grandes imágenes y bajarlas a un nivel absolutamente humano, no es fácil.

Otra cosa también me animó, me animó el éxito de Paco Ibáñez y su trabajo. Y me animó el fracaso de Alberto Cortéz sobre musicalización de poemas, que tuvo una de las críticas más atroces que los críticos son capaces de hacer, y mire que son capaces de hacer mucho.

Machado fue un disco magnífico, que ha salido caro, con trabajos en Milán y con alguien como Ricardo Miralles para hacerlo.

Fue un gran trabajo con Ricardo, con el cual por cierto estoy volviendo a colaborar en este nuevo trabajo (aplausos).

Y como es natural, un disco que recibió críticas, pero que se demostró una vez más que realmente a la gente no le interesa la opinión de los críticos.
La gente sigue yendo a los espectáculos que quiere, comprando los libros que quiere, y que pues no necesariamente quiere lo que está publicado en las críticas.

Cosa, por otra parte que es natural, pues al fin de cuentas un crítico no deja de ser una persona, y su punto de vista, no deja de ser el punto de vista de una persona.

Aparte del éxito de ventas del disco, cosa que me satisfizo bastante, debo reconocer que lo que más me halagó del trabajo fueron dos cosas:

Una carta que recibí de Blas de Otero, una magnífica carta que decía todo lo contrario a lo que decían los críticos.

Y otra carta del Gremio de Libreros de Madrid, porque el año siguiente a la publicación del disco, se vendieron 3 veces más ejemplares del libro que lo que se había vendido en los 3 años anteriores, lo cual lo hace sentir a uno orgulloso de haber hecho publicidad, porque realmente lo único que hice fue darme un gusto y hacer publicidad.

Yo pienso que aquel que crea que porque escucha el disco de Machado, conoce su poesía, se equivoca.

Como decía Javier de Gass, hombre de teatro de Catalunya, una persona culta en Barcelona, allá por los años setenta, era aquel que sabía de la existencia de Antonio Machado antes que Serrat sacara el disco (risas).

Muchas satisfacciones me dio, pero para mi la más grande, es que cada jueves, en la semana santa de Sevilla, cuando el cachorro entra a la Iglesia, la procesión canta La Saeta. Eso es una de esas cosas, que cuando uno se va pa’ el otro barrio se las lleva puestas.
Para mí ponerle música a versos ajenos, que como ya les he dicho lo sienta como algo propio, solo es un aparte de mi trabajo.

Lo que más me importa evidentemente, sigue siendo escribir, expresarme a través de las canciones, y hacer posible ganarme la vida con eso, y de ninguna manera entenderlo como un oficio.

Porque hay tantas cosas que realmente le dejan a uno un poco desubicado es cuando en una charla con periodistas que están presentando algo, un trabajo..., se levantan y preguntan...
Maestro, cuál es el próximo poeta que piensa musicalizar? (risas)

Pues mire no sé... hay tantos, no se me ocurre... ya le contaré ... (bromea)

Ya entrando en la cosa local, cuando vas a algún lugar de viaje y alguien pregunta:
Maestro... tiene usted pensado musicalizar a Pampeano Chivilcoy?? (risas)

Coños, quien será Pampeano Chivilcoy..... y uno tiene que salir del apuro lo mejor que puede.

Y será por eso que me regalan tantos libros de poesía no?? (más risas)

Y aunque a ustedes les sorprenda, a lo largo de mi vida, lo que más me han regalado son libros de poesía de Miguel Hernández y de Antonio Machado ( risas)

A mi me deja una sensación un tanto amarga, porque pienso que entonces lo he hecho muy mal.

Tal vez la próxima vez lo hago mejor. !!!

Muchas Gracias !!! , saluda y se va, se acabó, como verán no hubo interrupciones ni preguntas ni comentario alguno por parte de la persona que lo acompañó, a mí, y creo que a muchos de ustedes nos hubiera gustado un interlocutor que acompañara con preguntas, y creo que al Nano también. Pues le quedaron muchas cosas en el tintero. La próxima será, para mí fue una experiencia única, pues por primera vez tuve el placer de escucharlo y verlo y el inmenso placer de participar casi como en una charla con amigos.

Feria del Libro – Buenos Aires 20 de abril de 2002.

Avatar de Usuario
llantoalmar
Serratiano Master
Mensajes: 1095
Registrado: Mié Abr 04, 2007 12:00 pm
Ubicación: MADRID

Re: Discursos de Serrat

Vie Oct 09, 2009 1:43 pm

Gracias Joan.
María Pilar

...De vez en cuando la vida
nos besa en la boca,
y a colores se despliega como un atlas..


Imagen


Imagen

Avatar de Usuario
Joan Baeza
Serratiano master del universo nivel 1
Mensajes: 3297
Registrado: Vie Ene 12, 2007 1:21 am

Mirada hacia atrás

Vie Oct 30, 2009 7:49 pm

Os paso el texto del prologo que Serrat le ha escrito a su amigo Manel Anoropara para su libro "MenusMal".

"Menus mal" seria una expresan "charnega" es decir, un mezcla de los idiomas catalan y castellano, en la que se mezclan dos idiomas que conviven en Catalunya y que es de fácil traducción "Menos mal".

Os recomiendo su lectura, como sabéis el Nano escribe soberbio, lo mismo que compone.

Joan



HOLA Humphrey Bogart, ADEU Victor Mature ..
. ..

Cuando yo era pequeño, no me sabía hacer el nudo de la corbata.
Tampoco sabía por qué, cuando llegaba el frío, los plataneros de la Ronda se quedaban sin hojas, ni por qué misteriosas razones la luna continuamente se infla y se desinfla.

No sabía los nombres de los ríos, ni cómo era que se encienden la luz, ni qué utilidad tenía la Diputación Provincial y era feliz.
Vaya. Yo creo que era feliz

Cuando yo era pequeño no tenía nada y todo era mío.
La muerte era algo que les pasaba a los demás y no me hacían por las enfermedades ni la soledad. No tenía coche, ni agenda, ni cuenta corriente y era feliz.
La felicidad era un melocotón.
Era verano y la playa y el neumático de camión convertido en trasatlántico.
Era una pelota de badana con vejiga.
Un globo de La Saldadora
El programa doble del Cine Condal.

La felicidad era el vermut con berberechos del domingo al mediodía
Un sobre de litines que animaba el agua de la comida.
Un cromo doble de "Las Maravilllas del mundo"
Una bala de piedra de color magenta.
Viajar a Zaragoza en tercera ....
Detenerse a Mora y tomar una gaseosa, era un motivo de felicidad

No era el paraíso y seguro que no éramos tan felices como lo recuerdo.
La memoria elige los recuerdos.
Hacía un frío de cojones. El colegio era áspero y oscuro como la sotana de los curas y por la noche las sábanas nos esperaban húmedas y pobres. Pero por más que el gris es el color habitual de buena parte del día y los años, no puedo dejar de recordar aquellos tiempos como tiempos felices.
Quizás porque nos los mirábamos con ojos para estrenar.
Quizás porque ahora los vemos sabiendo que aquel es un país al que nunca mes se vuelve.
Fuera lo que fuera, éramos felices o así me lo parece, que para el caso es el mismo.

La cagada fue crecer. Te lo juro.
Y tú quieres hacerlo deprisa. Como si la vida comenzara con pantalones bombachoos.
No quieres quedarte como el niño del tambor de hojalata.
Por eso es que los americanos inventaron en el Chesterfield y Kim Novak.
Porque no te das pereza ni por ser un grande..
Y así, sin darte cuenta, caminando detrás de la zanahoria, haces el camino de la infancia sin escalas intermedias y te conformas con ser pobre pero honrado.
Camisas de nylon y americanas de entretiempo para pasar la Maroma entre el cagarro y el ridículo.
Y quieres ser Humphrey Bogart y acabas arrastrando la gabardina del Victor Mature.

Sólo nos salvaba la efímera inmortalidad de ser jóvenes.
Noches de dormir poco donde las trompas eran fiestas recuperables y el deseo sexual interminable, siempre por encima de nuestras posibilidades, pero inacabable.
Los sueños. El ansia de cambiar el mundo.
Tras casarse. Los hijos y el trabajo.
Y el trabajo y el éxito y el fracaso.
El desengaño y el pragmatismo.
Y siempre las mujeres.
Las mujeres que siempre son la razón a la vida.
Y el divorcio y cambiar de trabajo.
Los primeros adiós definitivos.
Y volver a casarse (que nunca escarmentamos) y tener más hijos (éramos pocos y parió la abuela ...).
Y Menorca y el jamon de Jabugo y los berberechos Paco Lafuente
Y la decadencia con experiencia.
Más viejos pero sabios. Una mierda.

Y nos encontramos, sin haber llegado a ningún lado, mirando con nostalgia los sueños que se han quedado al borde de la vida y desagradecidos como somos, pensamos que la vida es una camelo.
Y sentimentales, como somos, pensamos que la vida es fantástica.
Vaya lio .... No sé .... no sé ....
Al final a cada uno le queda lo que se cree que le queda.
Yo tengo claro que en el Poble Sec y Hostafrancs sólo los separa la Bordeta y que digan lo que digan los nostálgicos, el jamon de Jabugo es mejor que la mortadela , pero del resto o no lo sé o tengo dudas o no me acuerdo .

Serrat, haz pies ..... me mandan y yo Xap, Xap, Xap ....
Estoy cansado de hacer pies piscina arriba y piscina abajo .... Xap, Xap, Xap ....
Lo que yo quiero es tirar-me de la palanca.
Serrat cojones haz pies .... y yo Xap, Xap, Xap ..... piscina arriba y abajo.
¿Cuándo podré tirar-me de la palanca ...?

HOLA HUMPREY Bogart,
ADEU Victor Mature ...

Joan Manuel Serrat

Avatar de Usuario
Joan Baeza
Serratiano master del universo nivel 1
Mensajes: 3297
Registrado: Vie Ene 12, 2007 1:21 am

Re: DISCURSOS Y ESCRITOS DE SERRAT

Sab Feb 25, 2012 1:40 am

DISCURSO DE JOAN MANUEL SERRAT AL RECIBIR EL TÍTULO DE DOCTOR HONORIS CAUSA DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DEL COMAHUE 10 DE JUNIO DE 1999

ilustrísimo Señor Rector, claustro de profesores, autoridades, amigos. En ocasiones como ésta, lo primero que le corresponde al interesado es dar las gracias. Agradecer el reconocimiento y agradecer todo el cariño que acompaña a este reconocimiento.

Aunque después me gustaría aclarar un par de cosas en referencia a esto de los méritos de la distinción. Quede claro que no es mi intención llevarle la contraria ni quitarme méritos. De eso ya se ocupan otros. Pero supongo que coincidirán conmigo en que un hombre, al defender los derechos humanos no hace otra cosa que actuar en defensa propia. Y respecto a lo que yo hago y la forma en que lo hago, debo confesarles -sin provocar envidia en nadie- que soy un hombre que disfruta del privilegio de tener una profesión que le hace feliz.

Soy feliz con mi oficio. Hago lo que me gusta hacer. Y además, me aplauden. Y constántemente percibo esto. Percibo que la gente me quiere. Por hacer lo que hago, por hacer lo que me gusta hacer. Esto, amigos, más que un mérito, es una suerte. Es una bendición del cielo.

Ha sido este oficio de escribir y de cantar el que me ha permitido caminar el mundo. Conocer lo de cerca y participar en directo de todas y cada una de las posibilidades que la vida me ha ido brindando.

En las encrucijadas que me encontré en el camino, siempre actué de acuerdo a mis criterios y según mi conciencia, lo cual tampoco tiene mérito alguno.

Hago propio lo ajeno, sencillamente por necesidad de querer y de ser querido. Y trato de conocer todo aquello que ignoro y formar parte de ello, porque soy muy curioso.

Les ruego que no entiendan esto como una modesta respuesta a una generosa distinción. Yo siempre he pensado que las justificaciones cargadas de modestia suelen esconder pecados más terribles que la propia soberbia.

Estoy encantado de este reconocimiento. Encantado de la vida: me gusta que me den besos. Pero debo confesarles que no puedo evitar tener una sensación muy curiosa, que supongo que debe ser la misma que tiene un niño cuando le dan un premio por comerse un helado.

Me enorgullece que una casa de estudios como ésta me premie, nada menos que con un doctorado, cosa que nunca conseguí por la vía normal. Pienso que si me miraran mis padres en estos momentos, ellos que tanto sufrieron cuando me inicié en el turbulento oficio de la música, abandonando el prometedor futuro que me ofrecía la industria agropecuaria vendiendo tractores, e insecticidas, se sentirían realmente muy orgullosos de mí, viendo a su muchacho premiado por una universidad, esa misma universidad por la que tanto pelearon ellos para que yo pudiera acceder.

La universidad, generadora de conocimiento. La universidad, esencia de la humanidad lúcida.

Esta fue, desde mi niñez, para mí, un mito. Un horizonte deseado y, evidentemente, un camino de progreso.

Creo en el conocimiento como en el pilar fundamental que nos sustenta y que nos caracteriza positivamente como especie. Sólo con el conocimiento progresamos. Lo hacemos individual y colectivamente. Pero sólo progresamos a partir del conocimiento. Y en eso ustedes, señores profesores, ejercen un papel fundamental en la génesis y en el reparto de este conocimiento. Creo en el conocimiento como en el mejor de los bálsamos para curar buena parte de los males que padece la humanidad. Un conocimiento para acercarnos a la sabiduría o a la bondad, que para mí son sinónimos de la misma manera que estupidez y maldad también lo son.

Así que voy a aprovechar la oportunidad para romper una lanza a favor del conocimiento y lo voy a hacer apoyándome no sólo en su interés público ni en la importancia del desarrollo del individuo, sino lo voy a hacer también apoyándome en su rentabilidad porque el conocimiento es rentable; apoyándome en su eficacia porque el conocimiento es eficaz. Y rentabilidad y efi cacia son dos valores que interesan especialmente a una sociedad capaz de justificar cualquier tropelía siempre y cuando ésta esté avalada por el éxito.

Diría que el conocimiento nos ayuda a saber cómo somos. Nos ayuda a descubrir qué nos inte resa y, por tanto, qué nos conviene. En definitiva, el conocimiento nos ayuda a vivir mejor.

Debo decir que el conocimiento es bueno para la salud, lo cual es un buen negocio. El conoci miento también nos ayuda a saber cómo son los demás. A entenderlos, a comprenderlos, a respetarlos y a quererlos. Podemos decir que el conocimiento es bueno para la convivencia, lo cual también es un buen negocio.

El conocimiento es bueno para progresar. Es bueno para alcanzar el éxito, un éxito sin el cual parecería que uno no es nada en esta vida. Nos ayuda a superar los obstáculos.

El conocimiento agudiza el grado de civismo de los ciudadanos y aclara buena parte de las obligaciones y derechos de cada quién en el reparto de responsabilidades y también de beneficios.

El conocimiento profundiza la vida democrática, aportándole justicia e igualdad. Podemos de cir que el conocimiento es bueno para crear un tejido social cohesionado sin el cual es absolu tamente imposible el progreso de un pueblo.

El conocimiento nos permite también saber más y mejor del entorno, de la naturaleza de la que formamos parte y de la que dependemos también. Podemos decir que el conocimiento es esen cial para la supervivencia de la especie sin deterioro de la calidad de vida. Y más. El conoci miento influye en nuestros deseos y en nuestros sueños y, por tanto, también, en nuestro destino.

El conocimiento estimula nuestra curiosidad, nuestra sensibilidad. El conocimiento es bueno para alcanzar una vida culturalmente más plena, artísticamente más fértil, más lúdica y más feliz. En fin, que el conocimiento es bueno para vivir en paz, para aprender a ser libres y para crecer, para crecer sin miedos. Muchos son los beneficios que produce el conocimiento. Un conocimiento que se adquiere en todas partes, en la casa, en la escuela y en la calle. Un cono cimiento que nos llega a través de la palabra, de la observación, de los libros , incluso de la televisión. Pero sobre todo, un conocimiento que tiene su eje vertebrador en la universidad. El esfuerzo en producir y gestionar este conocimiento no les quepa dudas que es el que tiene ma yor rentabilidad para el desarrollo de los pueblos y de la humanidad entera.

Pienso que si la humanidad se moviera con más lógica, con más sentido común y de una manera más científica, la educación no sería esa pedigüeña esquinera de hoy en día. La educación, como una querida, estaría subvencionada por todos y cada uno de los ministerios públicos. Aunque no tuvieran ninguna sensibilidad al respecto, el Ministerio de Economía, el de Salud Pública, desde el Ministerio de Trabajo al del Interior, desde el Ministerio de Medio Ambiente de Turismo… todos deberían subvencionar la enseñanza, la universidad y al conocimiento por la sencilla razón de que es un buen negocio. Es un buen negocio del cual todos salen beneficia dos. Pero ya les decía que el mundo parece tener otras prioridades y nuestros administradores eventuales -también llamados gobernantes- en general, no están por esta labor.

Reclamos como éste le suenan a utopías. Como si ellos supieran qué son las utopías.

Pero ustedes sí lo saben. Ustedes, gente de la Patagonia, hijos y herederos de tantos que aquí llegaron cargados de sueños y de quimeras, ustedes sí saben. Aquí, a esta tierra dura e incle mente, llegaron gente de los más diversos lugares. Pero gentes que tenían en común una uto pía. Muchos llegaron buscando imaginarios tesoros, después de que un par de tipos que nau fragaron por estos pagos, por 1596, asegurasen haber encontrado una ciudad más rica que el Cuzco a la que llamaron Trapalandia… (una de las cosas buenas que ocurren cuando lo nom bran a uno doctor Honoris Causa de algo, es que no le queda otra que informarse de un mon tón de cosas y así poder responder adecuadamente.

Entonces va, se sube a la escalera y le sacude el polvo a aquél viejo volumen que nos miraba con ojos muy legañosos desde arriba de la estantería, y nos dice: “¡hombre, por fin te acuerdas de mí!”). Y de allí recordé que desde Tra palandia hasta nuestros días, toda una galería de personajes migraron con sus utopías a cuestas a estos pagos que -hay que decirlo- Darwin llamó “tierra maldita” . Y Antonio de Córdova dijo que ésta era “la parte más desdichada y despreciable del orbe”.

No sé si voy a ganar muchos amigos con este discurso. Pero si ya en España vimos que un pensador francés -Jean Boudrillard- llamó a esto “la desolación de las desolaciones”, comprobaremos que la Patagonia no quedaba muy bien parada según la prensa de la época. Pero, a pesar de ello, hasta aquí llegaron todo tipo de gentes.

Desde aventureros de escasos escrúpulos hasta colonos buscando un lugar mejor donde meter la vida. Aquí llegaron desde buscadores de oro hasta científicos como el Perito Moreno, como James Cook, que exploró el litoral buscando revelaciones geológicas y botánicas. Por aquí anduvo también Hernandarias buscando incansablemente la Ciudad de los Césares, obviamente sin ningún éxito. Muchos fueron los colonos y aventureros que acudieron en los siglos siguien tes a buscar riquezas acá. Y aunque a decir verdad, casi todas las expediciones acabaron en desastres, ellos siguieron llegando, cada quien con sus sueños, cada cual con su utopía.

Cómo no van a saber ustedes de utopías. Aquí llegó la utopía de los galeses; llegó la utopía de los gallegos; de los lioneses de Astorga, los maragatos. Llegó la utopía de Tomás Antonio Romero, porteño convencido que la Patagonia estaba destinada a ser un gran centro industrial para la pesca y el procesamiento del bacalao, de la sardina, de la carne salada. Y llegaron más utopías. Llegó la utopía de los fugitivos, como la de Butch Cassidy y la de The Sundance Kid. Llegaron del Oeste americano a principios de siglo, precedidos de una terrible fama de cuatre ros y asaltantes. Detrás de ellos llegó la utopía de la agencia de detectives Pinkerton, tratando de echarles el lazo al Cassidy. Y llegó la utopía del ferrocarril que soñó Ezequiel Ramos Mejía. Y la utopía sencilla y rebelde de los cientos y cientos de peones que acabaron frente a los pelotones de fusilamiento del coronel Varela.

Ustedes saben de utopías, porque la utopía a lo largo de la historia es la que templa adversida des y la que renueva esperanzas. La utopía irrenunciable, ésa que no va a ninguna parte, que no puede ir a ninguna parte, si no es de la mano del conocimiento. Si hubiese que inventar un slogan mundial para una supuesta campaña de sensibilización al servicio del progreso de la humanidad yo propondría éste: “Querida Tierra, hazte sabia”. Si tuviese que resumir todos los consejos en uno solo, también sería este: “Querida Tierra, hazte sabia”.

La educación, la escuela y la universidad son instrumentos fundamentales para conseguirlos. A ustedes y a todos los que como ustedes trabajan en este sentido, les doy las gracias por hacer lo que hacen, colaborando a que los sueños se acerquen un poco más a la realidad cada día. Y nada más.

Espero que ustedes, gente sabia y, por lo tanto, tolerante, sabrán juzgar mis palabras más por su intención que por la manera en que he sido capaz de expresarme. Gracias por vuestra gene rosidad. Les deseo muchos años de vida para seguir por este camino,

JOAN MANUEL SERRAT

Volver a “Serrat para Todos”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 7 invitados