Avatar de Usuario
Damablanca
Serratiano master del universo nivel 1
Mensajes: 3372
Registrado: Jue Ene 11, 2007 11:14 pm

Joan Barril

Mar Ene 16, 2007 11:26 pm

A Joan Barril se le conoce más por su prosa que por su poesía (¡que también existe como nos ha demostrado el jefe!). Recomendable para quien no la haya leído es su novela "Parada obligatoria".

Aquí les dejo una narración breve de este escritor:

La lengua de los sueños


JOAN BARRIL

Él era de esos maridos que después del amor se miraban en el espejo y les
salían todas las arrugas del alma. Era un marido que se cansaba de no quererse
sentir cansado. Decían los libros que el amor es biodegradable y que todo tiene
fecha de caducidad. Pero eso no podía decírselo a nadie, porque su mujer era bella,
deseable y sueca y hubiera sido incomprensible para cualquier otro hombre una
confesión de hastío como la que anidaba en el interior del marido cansado.
A medida que se extendía esa sensación de aburrimiento conyugal, las noches se
hacían más largas. Un desconocido insomnio dejaba cada noche al marido con
los ojos abiertos como garfios posados sobre la cintura reposada de su esposa
yacente y dormida. Debía estar próximo al fin de su historia conyugal.
Tan bella, tan perfecta y tan escandinava y nada de ella le llamaba.
Así estaba el marido insomne, en el cruce de caminos vitales, cuando de
pronto su mujer se giró y, completamente dormida, empezó a hablar. Era
evidente que estaba hablando en sueños. La curiosidad prendió en el alma de
corcho del marido inapetente. Acercó su oído a la boca de la que había sido
su amada y contuvo la respiración.
No entendía nada. Las palabras que surgían de los labios de su esposa eran
incomprensibles. Pero no se trataba de palabras solas. Una extraña armonía las
vinculaba entre sí. Había sonidos cortos y sonidos encadenados de cuatro y de
cinco sílabas. Se trataba de frases enteras que proporcionaban a la mujer una
evidente felicidad. Hubiera podido despertarla, pero era evidente que no se trataba
de ninguna pesadilla, antes al contrario. Hablando en aquella lengua venida de los
sueños su mujer se había transfigurado y su belleza de mármol era ahora una
belleza dinámica y ardiente.
Al cabo de tres noches aquel hombre cansado había aprendido a afinar el sueño,
de manera que el mínimo murmullo de su mujer le despertaría. Así fue. De nuevo
aquel rostro de felicidad acompasando un misterioso soliloquio. El marido intentó
apuntar en una libreta alguno de los sonidos que emitía aquel cuerpo dormido.
Por la eufonía descartó las lenguas conocidas: ni francés ni inglés, ni mucho
menos italiano. Tal vez alemán u holandés, pero no, tampoco. La mesita de noche
se iba llenando de diccionarios y, cuando parecía que una palabra correspondía a
una entrada en el libro ella callaba. Pero los monólogos continuaban
tres días después. Para entonces el marido se había armado de una grabadora
con un micrófono de alta precisión.
Al día siguiente llevó el disquete a un antiguo amigo suyo de la Universidad.
Los dos lo escucharon y el amigo lingüista concluyó: "No es ninguna lengua oficial".
Aconsejó al marido inquieto que visitara al más famoso y veterano de los
lingüistas que vivía en la lejana ciudad de Alfabetia. Era un hombre mayor que
escuchó con atención las palabras robadas a las noches de su mujer. Se le
iluminó la cara y emitió el diagnóstico. Su esposa, en sueños, hablaba la
lengua sami. "¿Sami, dice usted?". Y el veterano lingüista se explayó:
"Se trata de una lengua del Fílum urálico-iukhagur, familia finoúgrida,
subfamilia finopermiana, en 1995 la hablaban 25.000 personas entre Finlandia,
Rusia europea, Noruega y Suecia. Es una lengua al límite de Europa y al límite
de su extinción. Se habla cuando aparece el sol de medianoche. Es usted
afortunado de tener una hablante de sami en casa. No la deje perder".
Confuso todavía por el hallazgo, el marido dejó de aburrirse. Llamó a su mujer y
le dijo que estaría un mes fuera por asuntos de negocios. Fue al aeropuerto de
Alfabetia y en un par de horas se plantó en Oslo. Alquiló un coche y cruzó
bosques, fiordos y glaciares hasta llegar a las tierras del sol de medianoche.
Alquiló una tienda de lapones seminómadas y pidió que le enseñaran a
hablar sami. Un mes más tarde regresó a su casa y a su alcoba. Y el
marido esperó a que su mujer iniciara sus advocaciones en aquella lengua
cálida y septentrional. Ahora la comprendía: hablaba de su infancia y de lo
afortunada que era al tener un marido como él. O sea: que ella le quería.
Con los apuntes en una libreta, el marido antes aburrido y ahora emocionado,
le respondió en voz baja en aquella lengua mínima. Ella abrió los ojos y
un jardín de hiedras les unió por la cintura. El lenguaje del amor no tiene
nada que ver con las lenguas oficiales.

Fuente : El Periódico de Cataluña


Damablanca.
Si las piedras hablaran sólo un poeta las escucharía.

Avatar de Usuario
vaig com les aus
Serratiano benjamín
Mensajes: 376
Registrado: Sab Ene 13, 2007 6:22 pm
Ubicación: VALENCIA-ESPAÑA

SERRAT LE HA PUESTO MÚSICA

Dom Ene 21, 2007 7:50 pm

´
Joan Barril es un tipo formidable. La letra de la extraordinaria "Salam Rashid" y de la estupenda y sugerente "Mírame y no me toques " las firma tambien él. La primera la encontraréis en "Material Sensible" y la segunda en "Utopía".
Por hoy, ya vale ¿verdad?
Que tus contornos te quieran, que te respete la muerte.

marta lucia león Bonilla
Serratiano benjamín
Mensajes: 190
Registrado: Mié Abr 11, 2007 1:56 pm

Mié Jun 20, 2007 10:30 pm

Conocí a este autor a traves de Serrat y lo encuentro fascinante.
Saludos
Marta Lucia

Avatar de Usuario
Maria celina
Serratiano benjamín
Mensajes: 275
Registrado: Vie Ene 12, 2007 5:16 pm
Ubicación: Argentina
Contactar: Sitio web Yahoo Messenger

Jue Jun 21, 2007 7:23 pm

Espectalular prosa sobre el vinculo amoroso. En esta epoca de como resolver el problema de la soledad y de establer vinculos afectivos es genial el camino para llegar a entender al otro, es tambien la posiblidad de dejar la puerta abierta y uno no sabe cuantos mas puedan ingresar afectivamente.
Gracias Damablanca :D
cuanto más voy pa' allá
más lejos queda,
cuanto más deprisa voy
más lejos se va.
.

Avatar de Usuario
Rosa
Serratiano benjamín
Mensajes: 204
Registrado: Jue Ene 11, 2007 10:36 pm
Ubicación: Málaga

Vie Jul 13, 2007 10:21 am

Només han passat cinquanta anys

(Joan Isaac)

El bar, l'escola, aquell pati,
fogueres, la lluna minvant,
diumenges de cromos i Barça,
pentina't, abriga't Joan.

La mare planxant-me la bata,
la ràdio del pare sonant,
cinema, petons, diligències
i els tigres del "Circo Mundial".

Les trenes i els seus mitjons malves,
moria si la veia passar,
primer patiment (quan hi penso,
aquí dins el pit em fa mal).

Les festes de colzes indòmits,
sonava "Eloisse" al pick-up,
la Birkin segueix excitant-se:
"Je t'aime, moi non plus mon amant".

Camina la vida tranquil·la,
més tard vaig saber que a París
allò que al meu cap em bullia
algú ja ho havia previst.

No sé on ets Margalida,
ahir van matar a en Puig Antich,
la ràbia, l'esclat socialista,
el somnis no estaven prohibits.

Temples al cor que s'enfonsen
a mi no em podia passar,
llàgrimes, plors i mentides,
Urruti et segueixo estimant.

Orfe de vents favorables
no trobo els meus horitzons,
si algú va partir més del compte,
avui li demano perdó.

I a la foscor del naufragi
pel meu camí et vas creuar,
et vaig mostrar els meus diables,
més d'un l'has foragitat.

Les filles, la febre no baixa,
la ràdio del pare ha callat,
ahir van trucar de Girona:
algú vol que torni a cantar.

Comença de nou el viatge:
només han passat cinquanta anys.
..............................................................................................................................................................

Sólo han pasado cincuenta años

01/06/2007


Cuando somos jóvenes y conocemos a alguien, una de las primeras cosas que hacemos es explicarnos mutuamente la vida. Cuando ya somos mayores y volvemos a conocer a alguien, quizás la única cosa que ya no hacemos es precisamente explicarnos mutuamente la vida, cuando menos con las palabras. La vida, después de muchas vidas, no se puede explicar. La encontramos en las caricias y en la piel, la encontramos cuando recitamos los mismos poemas o cuando recordamos aquella misma calle de una ciudad extranjera. A partir de una cierta edad la vida ya no se lee en los diarios íntimos sino en el gesto de doblar la servilleta en la mesa o en la manera de hacerme un beso cuando salimos de casa o cuando nos vamos.

Joan Isaac ha hecho en una canción lírica la pequeña epopeya de una generación. La ha firmado y la ha cantado él y nos la regala para que la cantemos también si nos conviene. Podría parecer que es una evocación melancólica del pasado. Pero, contrariamente a aquello que se suele decir, la melancolía no es la más fértil de las sensaciones. Esto que ha hecho Joan Isaac es una crónica. Pero en vez de utilizar el telescopio Hubble, ha cogido una pequeña lupa y lo ha acercado, como un detective, en el rastro que el siglo ha dejado en tanta gente. El momento de la madre planchando la bata, los calcetines y las trenzas, los cines con diligencias y los tigres de un circo que cambiaba de nombre pero que siempre era el mismo, son cosas que ya nunca más volveremos a ver pero que configuran una misma arqueología. Sólo hace cincuenta años, dice Joan Isaac.

Pero hace cincuenta años tanto el segar como el batir del trigo se hacía de la misma manera que habían inventado los griegos y los romanos. Sólo hace cincuenta años, pero entonces para hablar a distancia no teníamos Internet ni teléfono móvil y se tenía que pedir «conferencia». Sólo hace cincuenta años que el dinero no salía de un cajero automático sino de una hucha de barro. Sólo hace cincuenta años que la gente, para cantar en catalán, tenía que ir a un claro de la montaña. Sólo hace cincuenta años que la madre de Joan le decía que se abrigara y, pocos años después, quizás le dijo que, sobre todo, no se enredara en política.

La crónica de Joan Isaac es la de una generación que tuvo el privilegio de ver nacer a los Beatles i de asistir al derrumbe de una dictadura, una generación que probó en el mismo momento la porra y el porro y que supo que la libertad no la regalaba nadie sino que se tenía que ganar día a día. Es un buen momento para pedir perdón a aquéllos que hemos hecho sufrir, pero también es un magnífico momento por dar gracias a la vida.

Alguien ha llamado al poeta para pedirle que vuelva a cantar y él considera esta llamada como una segunda oportunidad. Si miramos atrás y recordamos momentos fundamentales de nuestra biografía, comprobaremos que siempre han sido el resultado del azar. Un minuto más tarde quizás no habríamos cogido el tren donde conocimos a aquel amigo que, unos días más tarde, nos presentó su hermana, que acabó regalándonos una guitarra «e cosí via...». Las oportunidades de cambiar el destino salen a cada momento. Cuando somos jóvenes nos creemos que la vida va en un motor fuera borda y que llegaremos al puerto en un tiempo exacto. A medida que vamos perdiendo la prisa hemos decidido navegar a vela. Ignoramos cada vez más donde iremos. Pero sabemos cada vez con más acierto el lugar donde nunca tendremos que ir.

Sólo hace cincuenta años, dice Joan Isaac. Pero nada del pasado vale tanto la pena como el día de mañana. Ni delante ni detrás. Simplemente nos estamos yendo con el tiempo.

Joan Barril
..................................................................................................................................................

Aunque yo aun no tengo ni cuarenta, he tenido la suerte de vivir y compartir con aquellos que entienden perfectamente de lo que hablan uno y otro y me emociona saber que gente aun tan joven ha participado y sufrido de este cambio radical al que han sabido adaptarse sin entorpecer el camino a los que veníamos detrás y sin traicionar al mismo tiempo su fidelidad a su tiempo y a su memoria.

Saludos.

Rosa.
Rosa.

Avatar de Usuario
Maria celina
Serratiano benjamín
Mensajes: 275
Registrado: Vie Ene 12, 2007 5:16 pm
Ubicación: Argentina
Contactar: Sitio web Yahoo Messenger

Sab Jul 14, 2007 9:24 pm

Gracias Rosa muy buen texto.
cuanto más voy pa' allá
más lejos queda,
cuanto más deprisa voy
más lejos se va.
.

Avatar de Usuario
vaig com les aus
Serratiano benjamín
Mensajes: 376
Registrado: Sab Ene 13, 2007 6:22 pm
Ubicación: VALENCIA-ESPAÑA

Joan Barril es un tipo estupendo.

Lun Jul 16, 2007 2:20 pm

ROSA, Este poema, " Només han passat Cinquenta anys" de J.Isaac me parece muy bueno y muy hermoso. Joan Isaac tiene una pinta de buena persona que no le cabe más. ¿Has/habéis escuchado su versión de "La tieta"?

VAIG
Que tus contornos te quieran, que te respete la muerte.

Volver a “Poetas y Músicos”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 4 invitados