Avatar de Usuario
Damablanca
Serratiano master del universo nivel 1
Mensajes: 3372
Registrado: Jue Ene 11, 2007 11:14 pm

José Agustín Goytisolo

Lun Ene 15, 2007 11:18 pm

Esta casa es tan grande, tan luminosa, tan elegantemente sobria, todo tan impecable...incluso el nombre que le han puesto "jmserrat.com", (suena a página web), como corresponde a su origen masculino-laborioso-Taller83, porque la han edificado en Taller83 según dicen por ahí. Alguna vez yo también me construiré una casa grande y luminosa, no tan grande pero con estos inmensos ventanales y en vez de ponerle un nombre tan "elegantementemasculino", la llamaré "La caja de música". (Les confesaré que en mi casa siempre está sonando música por alguna parte).
Estas grandes ventanas me traen por otro lado el triste recuerdo de alguien que murió al caer desde una ventana de su casa. Me refiero al poeta barcelonés José Agustín Goytisolo, una voz melancólica, cargada de nostalgias, un poeta que hablaba de la "música interior" del poema con cuidado exquisito y al que Serrat musicó magistralmente.

Abriendo su libro al azar, antes de colocarlo en los anaqueles, he tropezado con este poema:

EL OFICIO DEL POETA

Contemplar las palabras
sobre el papel escritas,
medirlas, sopesar
su cuerpo en el conjunto
del poema, y después,
igual que un artesano,
separarse a mirar
cómo la luz emerge
de la sutil textura.
Así es el viejo oficio
del poeta, que comienza
en la idea, en el soplo
sobre el polvo infinito
de la memoria, sobre
la experiencia vivida,
la historia, los deseos,
las pasiones del hombre.

La materia del canto
nos lo ha ofrecido el pueblo
con su voz. Devolvamos
las palabras reunidas
a su auténtico dueño.



Voy a buscar más libros...

Damablanca.
Si las piedras hablaran sólo un poeta las escucharía.

Ety Kupferman
Serratiano Master del Universo
Mensajes: 2076
Registrado: Jue Ene 11, 2007 10:40 pm
Ubicación: México, D.F.México

Mar Ene 16, 2007 3:01 am

No podemos hablar de Goytisolo sin mencionar esta joya:

PALABRAS PARA JULIA

Tú no puedes volver atrás
porque la vida ya te empuja
como un aullido interminable.

Hija mía, es mejor vivir
con la alegría de los hombres,
que llorar ante el muro ciego.

Te sentirás acorralada,
te sentirás perdida o sola,
tal vez querrás no haber nacido.

Yo sé muy bien que te dirán
que la vida no tiene objeto,
que es un asunto desgraciado.

Entonces siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.

Un hombre sólo, una mujer
así, tomados de uno en uno,
son como polvo, no son nada.

Pero yo cuando te hablo a ti,
cuando te escribo estas palabras,
pienso también en otros hombres.

Tu destino está en los demás,
tu futuro es tu propia vida,
tu dignidad es la de todos.

Otros esperan que resistas,
que les ayude tu alegría,
tu canción entre sus canciones.

Entonces siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.

Nunca te entregues ni te apartes
junto al camino, nunca digas
no puedo más y aquí me quedo.

La vida es bella, tú verás
como a pesar de los pesares,
tendrás amor, tendrás amigos.

Por lo demás no hay elección
y este mundo tal como es
será todo tu patrimonio.

Perdóname, no sé decirte
nada más, pero tú comprende
que yo aún estoy en el camino.

Y siempre, siempre, acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.
En caso de duda, consultar a los poetas

Avatar de Usuario
Estela
Serratiano benjamín
Mensajes: 193
Registrado: Jue Ene 11, 2007 9:30 pm
Ubicación: Mendoza - Argentina

Mar Ene 16, 2007 3:48 am

El poema es maravilloso.

Lamento su muerte... y no puedo dejar de pensar cómo es posible que estas palabras suyas no lo sujetaran a la vida.
"Existe el otro Universo,
el del Corazón Humano..."

dolores
Serratiano Master
Mensajes: 1113
Registrado: Sab Ene 13, 2007 10:17 pm
Ubicación: Barcelona

Mar Ene 16, 2007 10:06 am

Fue un poeta que, debido en parte a la muerte de su madre (cuando él era un niño, en un bombardeo de Barcelona) tenía la sensibilidad a flor de piel, y por lo mismo unas depresiones continuas.

Cuando murió, un 19 de marzo, lo recordaré siempre, estaba entusiasmado porque en seguida iba a empezar un ciclo de recitales de canciones y poemas con su amigo Paco Ibañez, por eso la familia nunca quiso aceptar que se hablara de suicidio, ellos dicen que fue un accidente.

Su poesía me encanta y por eso acudí a darle mi último adiós, en su funeral se repartió como recordatorio: "Érase una vez" manuscrita por él, y se cantó porque allí en una de las primeras filas, en un lateral estaba Paco Ibañez.

Un abrazo

Mª Dolores
Decir amigo, es decir ternura.

Avatar de Usuario
Estela
Serratiano benjamín
Mensajes: 193
Registrado: Jue Ene 11, 2007 9:30 pm
Ubicación: Mendoza - Argentina

Mar Ene 16, 2007 3:04 pm

El funeral que describes, Loló, es conmovedor... pero precoz para una vida que podría haber dado tanto - y disfrutado tanto -, si hubiese podido sacudirse del alma tanta sombra de muerte.

Las familias se oponen a ver la verdad por el dolor, el problema es que con la negación, se generan más sufrimiento a futuro (como nos pasa a todos, no?).
"Existe el otro Universo,
el del Corazón Humano..."

Ety Kupferman
Serratiano Master del Universo
Mensajes: 2076
Registrado: Jue Ene 11, 2007 10:40 pm
Ubicación: México, D.F.México

Mar Ene 16, 2007 10:23 pm

Estelita, es cierto que parece dificil que un hombre que escribió las Palabras para Julia, haya terminado con su vida, pero... este poema también puede tener otra lectura y convertirse en una carta de despedida.

No lo saberemos, afortunadamente nos queda su poesía que siempre lo mantendrá vivo.

Ety
En caso de duda, consultar a los poetas

Avatar de Usuario
Maria celina
Serratiano benjamín
Mensajes: 275
Registrado: Vie Ene 12, 2007 5:16 pm
Ubicación: Argentina
Contactar: Sitio web Yahoo Messenger

Dom Ago 05, 2007 5:41 am

Gracias por permitime conocer a este poeta magnifico. envio esta pagina muy buena http://members.fortunecity.es/mundopoes ... tisolo.htm
cuanto más voy pa' allá
más lejos queda,
cuanto más deprisa voy
más lejos se va.
.

Avatar de Usuario
Maria celina
Serratiano benjamín
Mensajes: 275
Registrado: Vie Ene 12, 2007 5:16 pm
Ubicación: Argentina
Contactar: Sitio web Yahoo Messenger

Dom Ago 05, 2007 5:54 am

Pero su nombre continúa, sigue,
como nosotros, esperando
el día en que este asunto, y otros muchos,
se den por terminado.
Por siempre el poeta Goytisolo
cuanto más voy pa' allá
más lejos queda,
cuanto más deprisa voy
más lejos se va.
.

Avatar de Usuario
Maria celina
Serratiano benjamín
Mensajes: 275
Registrado: Vie Ene 12, 2007 5:16 pm
Ubicación: Argentina
Contactar: Sitio web Yahoo Messenger

Lun Ago 06, 2007 5:37 pm

A veces no nos damos cuenta pero las cosas que suceden alrededor nuestro pueden darnos motivos para agradecer a la vida, Serrat lo hace permanentemente reflexionando con bellos versos. Disfruta de la vida Nicola, poder comunicarme contigo a tanta distancia es casi un milagro. Un abrazo
cuanto más voy pa' allá
más lejos queda,
cuanto más deprisa voy
más lejos se va.
.

Menuda
Serratiano novel
Mensajes: 11
Registrado: Mié Jun 20, 2007 11:52 am

Mar Ago 07, 2007 11:00 am

Nicola, el poema que Serrat ha cantado de J.A. Goytisolo es "Historia conocida", que está en el disco 1978.

Besos. Pilar
Lo común me reconforta,
lo distinto me estimula.

marta lucia león Bonilla
Serratiano benjamín
Mensajes: 190
Registrado: Mié Abr 11, 2007 1:56 pm

Mar Ago 07, 2007 11:02 pm

¿Qué sabemos de la depresión?

¿Nos preocupamos por entenderla o nos dejarnos llevar de cómo la sociedad desinformada la define?

¿Es una enfermedad causada por traumas solamente o influye un desbalance en los transmisores del cerebro y su química?

¿Cómo jusgamos y cómo tratamos a quienes la padecen?

¿Aceptamos de la misma manera a una persona que tome medicamentos de por vida para la depresión, a una persona que toma medicamentos para las migrañas o el colesterol?

¿Por qué podemos aceptar la etapa de euforia de la depresión pero no la etapa de melancolía?

No puedo evitar pensar.

petonets,

Marta Lucia

Avatar de Usuario
Maria celina
Serratiano benjamín
Mensajes: 275
Registrado: Vie Ene 12, 2007 5:16 pm
Ubicación: Argentina
Contactar: Sitio web Yahoo Messenger

Jue Ago 09, 2007 6:42 am

Creo que el tema de los transmisores cerebrales me parece mucho mas creible , pero el ser humano necesita del afecto constante, es el remedio por excelencia. Querer y quererse, y poder transmitirlo. Por eso admiro a Serrat cada uno de sus versos tienen el afecto que miman el espiritu.
Escucharlo hace bien al espiritu, y seguramente que nuestro neurotransmisores enviarian buenas ondas. :lol: :lol: :lol:
cuanto más voy pa' allá
más lejos queda,
cuanto más deprisa voy
más lejos se va.
.

Avatar de Usuario
Pere Mas i Pascual
Serratiano master del universo nivel 2
Mensajes: 10824
Registrado: Vie Ene 19, 2007 7:33 pm
Ubicación: Sentmenat (Barcelona)
Contactar: Sitio web

Re: José Agustín Goytisolo

Jue Mar 19, 2009 6:55 pm

HOY HACE 10 AÑOS QUE NOS DEJÓ EL AUTOR DE ‘PALABRAS PARA JULIA’

'Palabras de Julia', por Arturo San Agustín

• Nunca un poema ha alcanzado tanta popularidad como el que el poeta José Agustín Goytisolo, aquel pirata honrado, escribió pensando en ti, es decir, en nosotros

Vídeo Palabras para Julia, Ramón Puigvert y Partidaris.

http://www.youtube.com/watch?v=56yGSBRLMtI

Siempre tendrás amigos Julia Goytisolo, en el Palau de la Virreina. Foto: AGUSTÍ CARBONELL ARTURO SAN AGUSTÍN
Han pasado 10 años desde aquel día en que el teléfono me interrumpió unos salmonetes que se quedaron en el plato, pero yo aún te pienso y te leo, que era, José Agustín, lo que te importaba. Han pasado 10 años, inolvidable pirata honrado, pero cuando Paco Ibáñez anuncia que va a cantar Palabras para Julia brota un aplauso distinto, más femenino, quizá porque tú eres el responsable de que el mundo esté lleno de Julias.
De raíz fuerte
No todas las Julias se llaman Julia por tu culpa. Y, además, no te subas a la parra, no fuiste tú el inventor del nombre, pero sí es verdad que muchas de las Julias que habitan este mundo se llaman así por tu culpa. Yo siempre he visto mucho sol en el nombre de Julia, quizá por el calendario, las vacaciones, todo eso. Pero resulta que sí, que Julia quiere decir de raíz fuerte y es, además, nombre romano que Virgilio ennobleció situándolo en Troya, aquella historia del caballo de madera, Helena, Aquiles, Héctor, el espía Sinón, etcétera. Virgilio y tú, José Agustín, metidos en Julias. Nada, nada es casual.
Ayer estuve hablando con Julia Goytisolo, tu hija tan querida, la que despertabas a veces por la noche solo para decirle que la querías, la que todos los días recibía tu visita o tu llamada telefónica y, digámoslo todo, la que ha sufrido muy dignamente tu poema más famoso. Tu hija, que ha heredado tu mirada, tu voz, tu ironía tiene, además, esa fuerza interior, ese valor que solo poseen algunas mujeres firmes, bravas, fuertes, que no se arrugan.
Julia, José Agustín, tu hija tan querida, a quien siempre le interrumpían el bocadillo, el columpio o la rayuela, que aquí llamábamos xarranca, para preguntarle si ella era la Julia del poema, te sigue recordando como fuiste: alegre, divertido, algo que quizá muchos ignoran porque a veces confundimos un solo poema escrito en un momento duro con toda una vida.
Un poema, Palabras para Julia, que debería haberse titulado Palabras de Julia, porque tú, José Agustín, escribiste lo que te hubiese gustado escuchar de labios de tu madre, asesinada en Barcelona por la aviación italiana. Tu madre, que también se llamaba Julia, nombre prohibido en la familia Goytisolo durante años. No puedes olvidarla: murió siendo tú un niño/ y a veces crees verla. Al perder su calor/ siempre pides afecto; siempre aguardas ternura./ Por eso te rodean amigas: más que amigos.
Julia llamaste a tu hija, destinataria del poema que casi todas las mujeres han hecho suyo, porque creen que en el mismo hablas de ellas y las mujeres eso lo agradecen mucho. O sea que, a tu hija, lo del aullido interminable, compréndelo, le sentó fatal, porque ella no sentía ningún aullido, cojones. Pero ¿cómo se te pudo ocurrir lo del aullido interminable? «Yo no me siento identificada con ese poema». Y eso explica por qué Julia no escuchó el poema-canción hasta que cumplió 45 años. De modo que no te extrañes si hace unos días, cuando coincidió en una fiesta con Kiko Veneno, tu hija salió casi huyendo al temer que si le presentaban al músico este acabaría cantando Palabras para Julia.
Ay, José Agustín, siempre de negro y risas, siempre próximo y lúcido, en un mundo intelectual que es mucho más chato del que muchos imaginan. José Agustín, Pepito Temperamento, que además de divertido, y de controlarle los novios a tu hija, solo le leíste tres poemas un día de sarampión. Y ninguno de los tres era tuyo, algo inaudito en un poeta, en los poetas, gentes crueles que siempre están martirizando a los suyos con sus cosas.
A tu hija, José Agustín, lobo bueno, solo le leíste Las elegías de Duino, de Rilke, Poeta en Nueva York, de Lorca y una cosa de Quevedo, aquel cojo con espejuelos, espada certera y mucha mala leche, a quien tú le hubieras dulcificado el humor. Quevedo y tú en el café Gijón de Madrid o en el bar Cristal de Barcelona, con Carlos Barral y su barba de falso marinero y Gil de Biedma viendo el futuro.
Nada es casual, José Agustín. Julia se llama también la compañera de Paco Ibáñez. Recuerdo que me la anunciastes un día que comíamos en un restaurante argentino. «Le he buscado una novia a Paco, que va a ser su salvación». Y acertaste, bribón, como casi siempre.
Macarra de entreguerras
Han pasado 10 años, pero yo aún te pienso, te leo, te echo en falta y me arrepiento, mucho, de no haberte hecho caso, de no haber querido escribir tu biografía a mi manera. Eso me decías: «Y la escribes a tu manera, que eso es lo que quiero». Han pasado 10 años y nunca olvido ni lo que me diste, ni lo mucho que te preocupaban las viudas de los poetas, quizá porque algunas incurren en excesos literarios, jaleadas por algunos periodistas intelectuales a quien Dios confunda o joda.
Han pasado 10 años, pero yo aun te pienso, te leo, te echo mucho en falta y vuelvo a sonreír cuando releo una de tus dedicatorias: Para Arturo, que tiene cara de cárcel o de macarra de entreguerras, como yo. Te quiere. José San Agustín. Así firmaste aquella dedicatoria, con mi apellido. Dedicatoria que acaba, por supuesto, triunfalmente. Día de los Santos Inocentes, como tú y yo, pecadores conspicuos. Era un 28 de diciembre, claro.
Se me olvidaba, José Agustín. Tu hija me dijo ayer que, cuando recuerda su infancia, su adolescencia, su juventud, es incapaz de acordarse de momentos tristes. Y eso, créeme, es lo mejor que se le puede decir a un padre o a una madre. ¿Me escuchas, viejo zorro?
Desde que nos faltas, poeta, todos reímos menos, mucho menos.

Ety Kupferman
Serratiano Master del Universo
Mensajes: 2076
Registrado: Jue Ene 11, 2007 10:40 pm
Ubicación: México, D.F.México

Re: José Agustín Goytisolo

Jue Mar 19, 2009 10:52 pm

Gracias Pere por esta carta tan conmovedora que además, por lo menos a mí, me de otra visión de aquélla Julia, sin dejar a un lado la que Goytisolo nos legó.

Ety
En caso de duda, consultar a los poetas

Ety Kupferman
Serratiano Master del Universo
Mensajes: 2076
Registrado: Jue Ene 11, 2007 10:40 pm
Ubicación: México, D.F.México

Re: José Agustín Goytisolo

Sab Mar 21, 2009 3:44 pm

El poeta que regalaba palabras


José Agustín Goytisolo, el poeta de lo cotidiano, murió hace ahora diez años. La publicación de su poesía completa y una exposición recuerdan la figura y la obra "milagrosamente inspirada" del escritor.

Fue Jorge Luis Borges quien inició, al menos en el Río de la Plata, el desprecio de las letras españolas modernas. Su estadía en España a fines de la Primera Guerra Mundial, antes de volver a la Argentina en 1921, lo decepcionó. Los intelectuales españoles no compartían sus lecturas y entusiasmos, y le parecieron al joven Borges, por lo general, engreídos y banales: "Se habían propuesto renovar la literatura", contará en su Autobiografía, "una rama de las artes de la cual poco sabían". De los poetas españoles, casi sin excepción, se burlará más tarde con variable ingenio: de Federico García Lorca dirá que era "un andaluz profesional"; de Antonio Machado, "¡ah, no sabía que Manuel tuviese un hermano!"; de Gerardo Diego, "en qué quedamos ¿Gerardo o Diego?"; de Juan Ramón Jiménez y su asno Platero, "eran almas gemelas". Mi generación aceptó su veredicto. Sólo cuando empezaron a aparecer en Buenos Aires los nuevos poetas en Losada y los nuevos novelistas en Seix Barral, nos atrevimos, tímidamente, a contradecir al maestro.



Mis compañeros de clase y yo descubrimos a José Agustín Goytisolo en una antología de poesía española contemporánea que uno de nuestros profesores nos incitó a leer. Creo que los poemas elegidos pertenecían al libro Claridad que Goytisolo publicó en 1961, poemas que recobraban la infancia del niño-poeta y su temprano descubrimiento del "amor / de lo perecedero": la madre tan amada de cuya muerte no se consolaría nunca, el padre que lo hacía sentir como un intruso, la escuela en la que los maestros "predicaban miedo" convirtiéndolo así en "un niño / solo; mentido / y solo; amordazado / y frío buceando / en el pozo". (Décadas más tarde, en uno de sus mejores libros, Como los trenes de la noche, de 1994, repetirá la confesión: "Viste que nada era durable / desde muy niño... Pero tú / aprendiste de la flor única / el amor de lo que perece / y la herida de lo que ha muerto").

Para nosotros, adolescentes, los versos de Goytisolo definían un estado de ánimo bien conocido, esa entrada al mundo adulto que simultáneamente anhelábamos y temíamos. Nuestro también era su imposible deseo:

¡Ah, si todo pudiera

comenzar otra vez

de un solo golpe; de una sola

pura y simple palabra!

Pero fue con la aparición de Algo sucede en una descolorida edición de Ciencia Nueva que el poeta intimista que nos gustaba púdicamente se nos reveló (o más bien, imaginamos que se nos revelaba) camarada de aquellos otros que recitábamos en torno a las fogatas de campamento: Miguel Hernández, Rafael Alberti, Blas de Otero. Goytisolo no se convirtió nunca, para nosotros, en un clásico como Luis Cernuda o Jaime Gil de Biedma, pero fue, a lo largo de nuestras vidas lectoras, una voz amiga, un poeta que nos daba palabras para nombrar ocasionales desazones y epifanías. "Devolvamos / las palabras reunidas / a sus dueños auténticos", era una versión militante del "renovar las palabras de la tribu" que sin duda hubiese sorprendido a Mallarmé. Aun los versos más leves nos llamaban la atención, ya que leíamos en ellos un anunciado llamado a las armas:

Por mi mala cabeza

yo me puse a escribir.

Otro por mucho menos

se hace Guarda Civil.

Como en sus libros futuros, ya en éste Goytisolo demostraba un cierto gusto por la palabra pedestre y al mismo tiempo, milagrosamente inspirada. Decir: "Se amaban en silencio / como cumpliendo un gran ritual. / Sus vidas eran diferentes. Pero / algo muy fuerte los unía: algo / que quedaba cumplido en sus abrazos" es de una simplicidad casi inútil. Y sin embargo, la noción del amor ritualizado, del abrazo como ceremonia, es una revelación que un cierto pudor poético parece impedir cuajar en palabras más enérgicas. Esta disputa entre expresión e iluminación (constatamos luego) es frecuente en toda la obra de Goytisolo.

Es quizás en el célebre Palabras para Julia de 1980 que Goytisolo alcanzó la mayor maestría de su voz. El poema que da su título a este volumen elegiaco trata, como se sabe, de la trágica muerte de su madre. "Tu destino está en los demás", le dice, ofreciéndole la consolación que siempre damos a quien amamos y perdemos. A la elegía por su madre siguen poemas que tildábamos hace dos décadas de "comprometidos" y que sin embargo nos conmovían. "La libertad hay que inventarla siempre", leíamos del otro lado del Atlántico, sabiendo perfectamente cuáles son las consecuencias de no seguir esta advertencia. Y un poema escrito casi veinte años más tarde, en 1996, Las horas quemadas (que es también su último libro), insiste con implacable lucidez: "Lamentar el pasado nada cambia: / ni el olvido ni el daño ni el rencor".

En 1978, un año después de publicar Taller de arquitectura, Goytisolo cumplió cincuenta años y de hacedor de versos familiares y políticos pasó a ser poeta de la naturaleza, del mundo que llamó, con adjetivo exacto, "permanente". Montes y carreteras, palomas y codornices, lechuzas y gavilanes, la hierba y el agua, el otoño, poblarán su geografía poética. Y siempre, por encima de todo, siguió escribiendo poesía amorosa de una extraordinaria y original delicadeza. El lector del Goytisolo maduro sospecha que el poeta propone y puebla el paisaje para luego perseguir en él su propia persecución amorosa. "En lugares perdidos / contra toda esperanza / te buscaba... / Y cuando el desaliento / me pedía volver / te encontré". Más tarde, el terreno de caza será también su ciudad, Barcelona, a la que dedicará en 1993 una Novíssima oda a Barcelona.

La edición de la poesía completa de Goytisolo que ahora, con la gratitud de sus lectores, propone la editorial Lumen, es ejemplar. Carme Riera y Ramón García Mateos han cumplido no sólo una labor crítica impecable, corrigiendo errores ortográficos y erratas de impresión de los que pecaban las ediciones anteriores, y cotejando minuciosamente las diversas versiones de los poemas (Goytisolo fue hasta el fin un revisador irredimible), sino que también han sabido presentar al poeta de forma cabal, iluminadora y convincente. No hay en su prólogo ni el más tímido dejo de teoría académica: la lectura que hacen ambos eruditos es la de historiadores que no condescienden al chismorreo, y de inteligentes amantes de poesía cuya intuición crítica les permite aclarar pasajes difíciles y sugerir interpretaciones de útil originalidad. También han decidido sabiamente cerrar este inmenso volumen de casi mil páginas con dos textos escritos por Goytisolo para el cantante Paco Ibáñez. El primer verso de La voz y la palabra resume, a pesar de la desilusión y la tristeza que destilan casi todos los poemas precedentes, lo que sospechamos fue la íntima, última, verdadera convicción del poeta: "Tienes tu parte en la felicidad". Sin duda alguna, los lectores de José Agustín Goytisolo así lo creen. -
En caso de duda, consultar a los poetas

Volver a “Poetas y Músicos”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 4 invitados